Venezuela

Niños desnutridos: el rostro más desgarrador de la crisis en Venezuela

La crisis en Venezuela no deja de dejarnos historias desgarradoras como la de niños desnutridos, las víctimas más vulnerables de una crisis que parece no tener fin.

Una lata de leche para recién nacidos cuesta el equivalente a 21 dólares, casi cuatro salarios mínimos.

Es el caso de la pequeña Rosmilay, por ejemplo, quien, a sus dos meses de vida, apenas alcanza los 2,5 kilos, menos de la mitad de los 5 que debería pesar. Su piel adherida al hueso dificulta el tratamiento intravenoso en el hospital pediátrico Los Samanes, en Maracay, a unos 100 km de Caracas.

Un estudio de la organización Cáritas, de noviembre de 2018, estableció que un 57% de 4.103 menores de 5 años evaluados tenía algún tipo de desnutrición y el 7,3%, desnutrición severa.

Los niños desnutridos son el rostro más desgarrador de la crisis venezolana, en medio de la severa escasez de alimentos y una desbordada inflación.

En el hospital de diez pisos donde tratan de salvarlo, la mugre cubre los pisos, el ascensor no funciona y en muchas habitaciones carteles advierten que “no hay agua”.

“Hay médicos que se han desmayado porque no comen”, cuenta una anestesióloga con 20 años de trabajo en ese hospital.

“Los quisiera ayudar a todos, pero no se puede. Necesitamos la ayuda humanitaria a como sea, los niños se están muriendo”, dice llorosa Daniela, hija de médicos que emigraron por la crisis, como lo hicieron 2,3 millones de venezolanos desde 2015, según la ONU.

Su drama, como el de muchos otros, está ahora en el centro del pulso entre el opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, y el mandatario socialista Nicolás Maduro.
Para Guaidó, es urgente que ingresen medicinas y alimentos estadounidenses almacenados en Colombia. Pero Maduro lo rechaza alegando que es el inicio de una intervención militar.

sumarium.es

 

Comentarios - El Círculo Arauca no es responsable de las opiniones aquí presentadas