Noticias Curiosas

Mujer hallada en ataúd fue engañada por falsos brujos

No imaginó que sus deseos para que negocio de su marido no se concretara la llevarían a la muerte.

¿Eran las 8:30 a. m. del pasado 31 de octubre cuando la abogada Catalina Díaz Ballesteros salió por última vez de su vivienda, situada en la localidad de Kennedy. Lo hizo sin imaginar que su cadáver sería encontrado siete días después dentro de un ataúd artesanal y flotando en un caño.

Una hora después de abandonar la casa, la mujer de 48 años llegó a un reconocido centro comercial de Suba, donde se encontró con dos hombres que se hacían pasar como espiritistas y a los que había conocido dos años atrás en Magangué (Bolívar), durante las sesiones de rezos a las que ella acostumbraba asistir.

Ese día, los falsos brujos invitaron a la abogada a un apartamento del barrio El Rubí de Suba con el supuesto fin de hacerle un ‘trabajo’: investigadores del Grupo Antisecuestro del Gaula de la Policía creen que ella pretendía a través de estos métodos que su esposo –también abogado– desistiera de comprar una finca en Lorica (Córdoba) por 100 millones de pesos.

La historia llamó la atención de los ‘espiritistas’ que no dudaron en secuestrar a su víctima para extorsionar a sus familiares y tratar de quedarse con el dinero. Inicialmente, le suministraron sedantes en unjugo de piña, pero el mismo día de Halloween, uno de ellos la asfixió con una almohada. Todo para tratar de borrar evidencias.

Al día siguiente (primero de noviembre), los homicidas contrataron un camión de acarreos donde transportaron unas tablas hasta la casa que habían arrendado.

Allí, en cuestión de dos horas, fabricaron un ataúd artesanal donde ubicaron los restos de Díaz. Luego, el cajón fue cubierto con bolsas de la basura y subido al vehículo. Al dueño le dijeron que llevaban cable de cobre.

Los investigadores del caso descubrieron que minutos después el camión llegó a un punto del barrio San José de Bavaria, donde los ‘brujos’ abandonaron el ataúd en un caño, exactamente en la calle 183 con carrera 78. Siete días después, los restos quedaron a la vista.

La extorsión

Desde el mismo día del crimen, los dos autores empezaron a llamar al esposo de Catalina Díaz para extorsionarlo y cobrar una supuesta liberación. Lo hicieron desde el teléfono de la abogada para, supuestamente, dar mayor credibilidad a las amenazas. “En un comienzo le pidieron seis millones de pesos y luego 100 millones”, expresó un miembro del Gaula.

El abogado se comunicó con la Policía y así empezó el rastreo de los criminales. Durante los cuatro días siguientes al plagio, el esposo de Catalina Díaz hizo dos consignaciones de dos millones de pesos, cada una, a través de empresas de giros. Una de las encomiendas se reclamó con una cédula al parecer robada y la segunda, a nombre de Javier Andrés Tafur Narváez, un técnico farmaceuta de 26 años. “Cuando el esposo de la víctima les pedía a los secuestradores que lo dejaran hablar con ella, le decían que estaba dopada”, sostiene el investigador.

Lo que los delincuentes no sabían es que la Policía les seguía el rastro gracias a las llamadas que hacían desde el celular de la abogada. De hecho, fue así como ubicaron el 9 de noviembre a Tafur en un café internet de Cartagena, a donde había viajado en avión en compañía del coautor del homicidio. Casualmente estaba viendo en un computador la noticia del hallazgo del ataúd artesanal en Bogotá –hasta ese momento se desconocía la identidad de la mujer hallada en el cajón, pero días después las historias del homicidio y el secuestro terminaron entrelazadas–.

Tafur terminó reconociendo su participación en el crimen y delató a su supuesto cómplice, identificado como Johan Alberto Ruz Arango, de 27 años, quien tenía algunos estudios en astrología.

Este último había decidido esconderse en Magangué, donde fue capturado el pasado sábado por el Gaula.
Y aunque la Fiscalía le imputó secuestro extorsivo, hurto y homicidio agravado (delitos que lo exponen a una pena superior a los 40 años de cárcel) Ruz no aceptó los cargos.

REDACCIÓN BOGOTÁ EL TIEMPO

Mas sobre el Autor

elcirculo

Agregar comentario

Clic para dejar un comentario

El Obelisco de Arauca

El monumento que se convirtió en un dolor de cabeza para el gobernador de Arauca

Siguenos en Twitter

VELÓDROMO DE ARAUCA EN RUINAS. EL DESPILFARRO DE LAS REGALÍAS

Desde hace mas de 20 años el escenario deportivo que costó mas de 5 mil millones de pesos, hoy por hoy es guarida de viciosos. Día a día se deteriora y las administraciones no hacen por recuperarlo

PRECONCENTRACIÓN DE LAS FARC EN ARAUCA

PESCA INDISCRIMINADA EN ARAUCA

Publicidad