Vaticano, sorprendido e irritado por condena de la ONU

El Vaticano respondió con críticas después de conocer la dura condena pronunciada por la ONU por encubrir casos de pedofilia.

El Vaticano reaccionó con sorpresa e irritación ante la dura condena pronunciada por la ONU por seguir encubriendo casos de pedofilia dentro de la Iglesia, que han salpicado la institución desde hace décadas.

Para el Comité de Naciones Unidas para los Derechos de los Niños, el Vaticano adoptó políticas que permitieron que sacerdotes acosaran y abusaran durante años de miles de menores de edad, favoreciendo la impunidad de los culpables.
Las críticas contra ‘el código del silencio’ que reinó en el Vaticano para preservar el prestigio de la Iglesia, así como la petición de la ONU para que se abran los archivos sobre los obispos y pedófilos que ocultaron esos crímenes fueron rechazadas tajantemente por las autoridades de la Santa Sede.
Para el Vaticano, se trata de acusaciones injustas que no tienen en cuenta los esfuerzos hechos por la entidad desde que estallaron los escándalos, en la década de los 90 en Irlanda.
“La ONU ha superado sus propios límites. Una cosa es proteger a los niños, otra cosa es indicar las medidas a tomar”, comentó una fuente vaticana.
La dura reacción del observador permanente del Vaticano ante la ONU en Ginebra, monseñor Silvano Tomasi, que denunció “distorsiones” en el informe, también fue inmediata. El prelado llegó a acusar a “lobbies” y grupos de presión con intereses “ideológicos” dentro del organismo internacional.
En una entrevista con Radio Vaticano, Tomasi acusó a organizaciones no gubernamentales, “con intereses en el campo de la homosexualidad, el matrimonio gay y otros asuntos”, de haber presionado a favor de la devastadora condena de la ONU.
“El informe (de la ONU) no ha sido actualizado, le falta una perspectiva correcta”, aseguró Tomasi.
Cerca de 600 denuncias al año
Aunque los datos sobre el alcance del fenómeno dentro de la Iglesia no son públicos, la jerarquía de la Santa Sede, respetando el deseo de limpieza, ha retirado a varios sacerdotes condenados, así como a obispos acusados de encubrimiento, entre ellos varios de Irlanda, uno de los países más afectados.
Según la Congregación para la Doctrina de la Fe, en el año 2011 y 2012, bajo el mandato de Benedicto XVI, unos 400 sacerdotes perdieron su condición de curas -la pena más grave del derecho canónico- por abuso de menores.
En los últimos tres años, cerca de 600 casos han sido denunciados anualmene, la mayoría por abusos cometidos entre 1965 a 1985.
Desde el 2001, bajo el pontificado de Juan Pablo II, los casos de pedofilia cometidos en el seno de la Iglesia son tratados de forma interna por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el equivalente de un ministerio de Justicia en el Vaticano.
Después de la racha de escándalos que se desataron en medio mundo en el 2010, El Vaticano estableció reglas nuevas que instruían a los obispos a denunciar los casos de abuso a la policía local, según la ley de cada país.
El comité de la ONU sobre los Derechos del Niño se quejó de no haber recibido datos de todos los casos de pedofilia investigados por la Congregación, ni sobre los castigos promulgados.
El Vaticano, que estableció que todo caso debe ser denunciado a la autoridad local, aun cuando el delito haya prescrito, no siempre logra que la disposición se cumpla.
“Desde el punto de vista legislativo, han hecho todo”, reconoce el vaticanista del diario La Stampa Andrea Tornielli, quien considera que ahora el problema es cambiar la “mentalidad” del clero.
“Se sabía de que curas abusaban de menores, eran asuntos que se dejaban en la penumbra. Gracias a Dios, salieron a la luz”, reconoció recientemente un importante prelado de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se negó a dar el número exacto de los casos que investigan.
Desde su elección, en marzo pasado, el papa Francisco se ha pronunciado a favor de las víctimas y creó un comité para combatir el abuso que se centra en aliviar el dolor de los afectados.
El papa emérito Benedicto XVI (2005-2013), consciente de la gravedad, en varias ocasiones pidió perdón por los abusos y recibió y bendijo tanto a las víctimas como a sus familiares, al tiempo que castigó ejemplarmente al emblema de ese fenómeno, el prelado mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, apartándolo para siempre de la Iglesia en 2006.
POR : SEMANA.COM

Mas sobre el Autor

elcirculo

Agregar comentario

Clic para dejar un comentario

El Obelisco de Arauca

El monumento que se convirtió en un dolor de cabeza para el gobernador de Arauca

Siguenos en Twitter

VELÓDROMO DE ARAUCA EN RUINAS. EL DESPILFARRO DE LAS REGALÍAS

Desde hace mas de 20 años el escenario deportivo que costó mas de 5 mil millones de pesos, hoy por hoy es guarida de viciosos. Día a día se deteriora y las administraciones no hacen por recuperarlo

PRECONCENTRACIÓN DE LAS FARC EN ARAUCA

PESCA INDISCRIMINADA EN ARAUCA

Publicidad