Posibilidades de encontrar trabajo en Bogotá dependen del color de piel

Investigadores de la U. de los Andes encontraron que ser de raza negra reduce en 8% la probabilidad de ser llamado para una entrevista de trabajo. Ser atractivo, la aumenta 6%.

Si una persona negra quiere encontrar empleo en Bogotá como mensajero, mesero, portero, vendedor o cualquier otro oficio que no requiera un título de educación superior, debe saber que tendrá un 8% menos de probabilidades de ser llamado a una entrevista que una persona blanca. Lo dice un estudio realizado por el Observatorio de Discriminación Racial de la Universidad de los Andes, Dejusticia y el Proceso de Comunidades Negras (PCN).

Para ser precisos habría que decir que se trató de un experimento. Los investigadores crearon perfiles falsos de personas desempleadas y enviaron 854 solicitudes a empresas que estaban en busca de personal. Los falsos desempleados eran blancos, indígenas o afros.

Además, sus hojas de vida contenían otros datos “que han resultado significativos en otros estudios sobre discriminación”. Podían vivir en Ciudad Bolívar (en el sur de la ciudad, estrato 1) o en Modelia (en el centro occidente, estrato 3). Se reflejaba su filiación política: eran personas que habían trabajado en campañas del Partido Verde, el de la U o el Polo. Se planteaba el tipo de actividades extralaborales que realizaban: eran activistas de organizaciones de derechos humanos que apoyaban a la comunidad afro, indígena o LGBTI, o simplemente hacían deporte.

En abril de 2012 empezaron a enviarse las hojas de vida. Y así durante un año, hasta completar las 825. De esa cantidad, 125 recibieron la llamada para ir a una entrevista. Se tomaron todos los datos de quienes fueron aceptados y rechazados y se hizo un análisis estadístico. “Fue como en un laboratorio —dice César Rodríguez Garavito, director del Observatorio de Discriminación Racial—. Pudimos aislar los otros factores y dejamos los que más nos interesaban, entre ellos el color de la piel”.

Ese análisis arrojó conclusiones como estas: si usted manifiesta trabajar en campañas de apoyo a la comunidad LGBTI se le reducirá en un 4% la probabilidad de ser llamado a una entrevista; en cambio, si es una persona atractiva físicamente esa posibilidad se elevará en un 6%. “Es una aberración que en Colombia sigan exigiendo una foto en las hojas vida. En Estados Unidos sería gravísimo que una empresa quisiera hacerlo”, comenta Juan Camilo Cárdenas, profesor de economía de la U. Javeriana y uno de los autores del estudio. Si tiene experiencia, sus probabilidades de recibir una respuesta positiva aumentan 4%. Si es indígena, le será indiferente al empleador.

“El sexo, el lugar de residencia y la ciudad de origen no resultaron significativas estadísticamente, lo que sugiere que para estos tipos de empleo no hay una discriminación por estos factores”, se lee en el estudio. “Estos resultados ofrecen una evidencia fuerte, sólida, de que el color de la piel es el que tiene el mayor efecto a la hora de ser tenido en cuenta en un trabajo”, dice Rodríguez. La conclusión es contundente: “Sí hay discriminación racial en el mercado laboral”, complementa Cárdenas.

Los investigadores utilizaron la misma metodología de estudio estadounidense que llegó a una polémica conclusión: en ese país es más probable que un blanco con antecedentes judiciales sea aceptado en un trabajo, que un negro sin historial criminal. En la versión colombiana de este estudio participaron además Sebastián Villamizar y Juan David Oviedo.

Ahora mismo empleadores de Cali, Medellín y Cartagena están recibiendo hojas de vida falsas. Los resultados de la segunda parte de este experimento único en Colombia, que se conocerán el próximo año, permitirán hacer un mapa de la discriminación en el país. Por ahora está la certeza de que en Bogotá el color de la piel es definitivo para encontrar empleo.

cgutierrez@elespectador.com

Por: Carolina Gutiérrez Torres Elespectdor
Etiquetas

Mas sobre el Autor

elcirculo

Agregar comentario

Clic para dejar un comentario

El Obelisco de Arauca

El monumento que se convirtió en un dolor de cabeza para el gobernador de Arauca

Siguenos en Twitter

VELÓDROMO DE ARAUCA EN RUINAS. EL DESPILFARRO DE LAS REGALÍAS

Desde hace mas de 20 años el escenario deportivo que costó mas de 5 mil millones de pesos, hoy por hoy es guarida de viciosos. Día a día se deteriora y las administraciones no hacen por recuperarlo

PRECONCENTRACIÓN DE LAS FARC EN ARAUCA

PESCA INDISCRIMINADA EN ARAUCA

Publicidad