La verdad sobre las licencias de conducción

Difícil es entender ¿Cómo sacar la licencia sin filas, sin cursos, sin exámenes?,  desconociendo que las circunstancias son diferentes a las de hace años, cuando con una fotocopia en el mercado negro se obtenía el mal denominado “pase” de dudosa procedencia.

El tema no es sencillo pues en el trámite de la Licencia o documento por el cual el estado habilita a una persona para adelantar un actividad de riego, intervienen varios actores bien de carácter público o privado.

Para el estado, una persona que quiera obtener licencia debe estar inscrita en un sistema denominado RUNT, debe saber conducir según certificación ante el mismo RUNT por parte de una escuela habilitada, debe no tener multas de tránsito y debe no tener impedimentos físicos o psicológicos como lo certifica igualmente ante el RUNT, una IPS denominada Centro de Reconocimiento – CRC.

La lista de requisitos incluye pagos a terceros como el responsable de la Impresión de la Lámina donde van los datos del solicitante y pago al Ministerio de Transporte y el organismo de Tránsito que se ocupa de la última fase de la diligencia, ejercicio difícil y dispendioso, para el Colombiano promedio enemigo de hacer fila, sacar una cita, esperar un turno, ir a entidades financieras o presentar unas pruebas.

Así las cosas no hay respuesta concreta a la pregunta: ¿Cuánto vale una Licencia?, pues mientras el Colombiano común espera un cobro unificado, al haber varios involucrados, el costo se cancela a cada institución pública o privada por aparte y depende del tipo de Licencia.

La situación se fundamenta en la necesidad de hacer del trámite un ejercicio personal e indelegable, por lo cual ya no es posible que haya un negocio turbio, como el de otros tiempos, cuando a un ciudadano le aparecían certificaciones de distintas ciudades, supuestamente tramitadas el mismo día, como si los nacionales tuvieran el don de la oblicuidad.

Malas prácticas, condenadas a extinguirse, muestran como a muchos les aparece bloqueada su huella ante el RUNT, pues tramitar una licencia sin siquiera ir a un tránsito, generó que la muestra dactilar del titular no coincida con la del sistema.

Por otra parte no es posible hablar de gratuidad, por lo menos en los servicios pagados a privados, pues si bien se subsanará en algún momento el pago de derechos al estado, igual el usuario deberá cancelar los exámenes, que finalmente son mas costosos que el resto del procedimiento.

De ahí que sea éste un proceso de legalización y formalidad, no ajeno a un esperado colapso suscitado por la creciente demanda de solicitudes, justificado en entender que la Licencia de conducción ha encontrado un camino serio, y que busca impedir que los irresponsables tengan la misma sin ningún esfuerzo, mientras los tramitadores hacen de las suyas, lo que algunos esperamos sea un asunto del pasado.

Por FREDDY SERRANO DIAZ

Director Instituto de Tránsito y Transporte de Arauca

Mas sobre el Autor

elcirculo

1 Comentario

Clic para dejar un comentario

El Obelisco de Arauca

El monumento que se convirtió en un dolor de cabeza para el gobernador de Arauca

Siguenos en Twitter

VELÓDROMO DE ARAUCA EN RUINAS. EL DESPILFARRO DE LAS REGALÍAS

Desde hace mas de 20 años el escenario deportivo que costó mas de 5 mil millones de pesos, hoy por hoy es guarida de viciosos. Día a día se deteriora y las administraciones no hacen por recuperarlo

PRECONCENTRACIÓN DE LAS FARC EN ARAUCA

PESCA INDISCRIMINADA EN ARAUCA

Publicidad