Murió el guardaespaldas de Hitler, testigo de sus últimas horas en el búnker de Berlín

El sargento Rochus Misch tenía 96 años. Sirvió al dictador durante cinco años y presenció el suicidio del genocida.

El sargento de las SS Rochus Misch, único testigo –que aún vivía- de las últimas horas de Adolf Hitler en el búnker de Berlín, murió a los 96 años en la capital alemana por las secuelas de un derrame cerebral.

Misch fue fiel guardaespaldas y telefonista de Hitler durante cinco años en gran parte de la Segunda Guerra Mundial, hasta que éste y su esposa Eva Braun se suicidaron ante la inminente llegada de las fuerzas de la alianza enemiga.

El oficial se quedó en el refugio donde murió el genocida y logró escapar mientras Berlín se desplomaba y los soviéticos avanzaban sobre la capital alemana. El “jefe” no era un monstruo, supo defender a Hitler. “No era un superhombre, sino un ser muy normal”, había declarado en varias oportunidades.

Misch contó su historia en una autobiografía para que la gente joven no perdiese la oportunidad “de hacer las preguntas adecuadas en el momento oportuno”. Quería explicar por qué él “y muchos otros no conseguimos hacerlo entonces”, sentenció.

En una nota con la agencia AP, Misch eludió las cuestiones de culpa y responsabilidad y afirmó que no sabía nada sobre el exterminio de seis millones de judíos, ni que Hitler hubiera planteado la “Solución Final” en su presencia. “Ese tema nunca se trató”, aseguró enfáticamente. En el prólogo del libro “El último testigo”, que se publicará en octubre, escribió que nunca formuló preguntas durante lo que consideraba su “día regular en el trabajo”.

Misch nació en un pueblo alemán en 1917. Dijo que nunca había tenido interés por la política ni sido miembro del Partido Nacionalsocialista, pero el júbilo de los espectadores por Hitler y su personal de seguridad en los Juegos Olímpicos de 1936 le causaron otra impresión, relató en un video colgado en su página de Internet.

Atraído por la perspectiva de un futuro seguro como funcionario, se sumó a una tropa que posteriormente se convertiría en la Waffen-SS, el cuerpo de combate de élite. Misch se incorporó a la guardia personal de Hitler para la que trabajó desde 1940 hasta el fin de la guerra en 1945 en calidad de guardaespaldas y telefonista del dictador.

Misch permaneció en el búnker varios días después de la muerte de Hitler hasta que el ministro de propaganda, Josef Goebbels, lo despidió: “Hemos sabido vivir y ahora sabremos morir”. Él y su mujer mataron a sus seis hijos para después quitarse ambos la vida.

Misch, de 27 años, desconectó su central telefónica y huyó del búnker el 2 de mayo de 1945 en dirección a la Friedrichstrasse. Fue capturado por las tropas soviéticas y enviado nueve años a prisión en la Unión Soviética.

Fuente: agencias/ ElClarin. com

Mas sobre el Autor

elcirculo

Agregar comentario

Clic para dejar un comentario

El Obelisco de Arauca

El monumento que se convirtió en un dolor de cabeza para el gobernador de Arauca

Siguenos en Twitter

VELÓDROMO DE ARAUCA EN RUINAS. EL DESPILFARRO DE LAS REGALÍAS

Desde hace mas de 20 años el escenario deportivo que costó mas de 5 mil millones de pesos, hoy por hoy es guarida de viciosos. Día a día se deteriora y las administraciones no hacen por recuperarlo

PRECONCENTRACIÓN DE LAS FARC EN ARAUCA

PESCA INDISCRIMINADA EN ARAUCA

Publicidad